EN ESTE BLOG ENCONTRARAS INFORMACIÓN REFERENTE AL CONSUMO DE SUSTANCIAS PSICOACTIVAS, ABUSO Y DEPENDENCIA


PoR fAvOr CoNtEsTa LaS pReGuNtAs, QuE Se eNcUenTrAn En nUeStRo bLoG.

sábado, 7 de mayo de 2011

PrInCiPaLeS tEcNiCaS tErApEuTiCaS eN lA LoGoTeRaPiA pArTe 2

LA DERREFLEXIÓN



No Caigas en el poso de tu Propia Individualidad, Recuerda que el paisaje se conforma de Muchos Detalles y Personas.
Foto Original


Existen comportamientos patológicos en donde la actitud de observarse mucho a sí mismo o buscar desesperadamente un objetivo, tienen mucho que ver con el mantenimiento de la conducta anormal.
Ejemplos de este tipo de conducta son el de la persona que, por  querer dormirse hace un esfuerzo para acomodarse una y otra vez en la cama, pensando en las cosas que le impiden dormir. Justamente, estos comportamientos no permiten que se desarrolle el mecanismo automático del sueño.

Otro caso es el de las mujeres que temiendo ser frígidas son muy conscientes de su propio cuerpo y al no prestarle atención a su pareja no logran satisfacción. Así mismo, el hombre que, por buscar una buena presentación sexual ante su compañera, observa la erección de su pene y ve cómo justamente ésta no se produce.

En este sentido hay comportamientos que es mejor que sigan siendo realizados involuntariamente, automáticamente. El querer ser  muy conscientes de algo, el buscar el control de todo, en muchas ocasiones, es causa de patologías.

En Logoterapia, algunos comportamientos de hiperintención como demasiados deseos por alcanzar algo, hiperreflexión o demasiada observación de sí mismo, pueden ser síntomas patológicos.

El principio de "la búsqueda exagerada del placer aumenta las probabilidades de perder el placer", hace referencia a la hiperintención. De la misma manera, la frase "el observarse mucho el propio ombligo (en sentido metafórico) puede ser perjudicial", tiene que ver con la hiperreflexión. Esta última frase hace referencia a un principio antropológico y filosófico de la interpretación frankliana: la intencionalidad, el trascendente, "ser hombre quiere decir buscar algo fuera de sí mismo, dedicarse a una persona que se ama, ignorarse a sí mismo".

La derreflexión es el opuesto de la hiperintención y de la hiperreflexión. Los puntos que deben tenerse en cuenta en la aplicación de la derreflexión son:

- Explicarle al consultante, con ejemplos, los perjuicios de las conductas de hiperintención e hiperreflexión.

- Crear estrategias para que se reduzca la tendencia a observarse a sí mismo, favoreciendo al mismo tiempo, el desarrollo automático, involuntario e inconsciente de otras conductas.

- Buscar que la atención del consultante se desvíe del síntoma y se dirija a otro contenido u objeto.

La parte complicada de esta técnica es que el consultante no debe saber exactamente qué está buscando el terapeuta, porque si piensa "ahora debo prestar atención a tal cosa para no pensar en aquello", está cayendo de nuevo en el "aquello".



"El sufrimiento no lleva necesariamente al desfallecimiento psíquico.
También representa una de las posibilidades de sentido de la exis-
tencia humana".
Elisabeth Lukas

***

LA PROPUESTA ALEMANA DE ELISABETH LUKAS

Se expondrán a continuación las tesis principales de quien más ha escrito sobre el tema de la Logoterapia y las adicciones.

Un punto en el cual hay pleno acuerdo entre los logoterapeutas, es el referente a la necesidad de que el trabajo con personas adictas a sustancias psicoactivas sea con técnicas pluridimensionales. La Logoterapia es una de las psicoterapias a emplear y no se debe iniciar un tratamiento contra la adicción, utilizando una Logoterapia específica (la del diálogo socrático). Esta, como se verá más adelante, se debe emplear después de haber hecho una buena labor de desintoxicación física y una vez el mecanismo de la negación del problema haya cedido.

Es conveniente recordar aquí que el adicto, normalmente, atraviesa por una fase de negación que no le permite aceptar sus dificultades con la droga. Algunas frases típicas son: "Yo solo puedo salir de esto; yo no soy como fulano, el hijo de doña ... , ese sí es un drogadicto, pero yo no, yo sé controlarme"; "mija, pero dése cuenta, ya llevo quince días sin tomarme una cerveza, ¿se fija que no soy alcohólico?"; "yo sólo tomo los fines de semana o cuando voy a una fiesta o paseo?".

En estas condiciones de negación, es prácticamente inútil plantear un abordaje de diálogo socrático, donde se busque interrogar al adicto sobre el sentido y el "significado". Sabemos que el adicto tiene en su mente una idea permanente: "¿Cómo haré para consumir mi otra dosis?".

El adicto, en esta fase, tiene una "restricción de la dimensión espiritual o noética" relacionada con la presencia de la droga en su organismo, que le hace perder su voluntad. Se puede afirmar que el adicto no es libre: es condicionado por la sustancia psicoactiva.

La Logoterapia "específica" para ser implementada en el adicto necesita tener la dimensión espiritual o noética plenamente accesible. Por esta razón el primer abordaje frente al adicto debe ser psicofísico: técnicas psicológicas de confrontación o funcionalistas, manejo del ambiente y des intoxicación física. Luego de un tiempo, renacerá en el adicto, la dimensión espiritual o noética disponible para iniciar la Logoterapia específica.

Es importante recordar también una de las explicaciones para comprender el porqué fácilmente una persona que ha estado desintoxicándose en una clínica, unas semanas, superando la "crisis de abstinencia", recae en el consumo de psicoactivos. El motivo: no se realizó a continuación el trabajo profundo de psicoterapia en general y, sobre todo, de Logoterapia específica.

En síntesis, el tratamiento propuesto por Elisabeth Lukas plantea

1.     Desintoxicación física. Estadio prelogoterapéutico desarrollado en una clínica.
2.     Ejercicios de relajación a nivel psicofisiológico. Primer estadio de asistencia logoterapéutica después de la desintoxicación.
3.     Diálogo de búsqueda del sentido de la vida. Segundo estadio de asistencia logoterapéutica después de la desintoxicación.

***

¿QUÉ SON LOS C.D.E.?

Dr. Arturo Luna Vargas, Director del Instituto Colombiano de Analisi Existencial y Logoterapia
Foto Tomada de http://www.iclogoterapia.com/ el dia 17/05/11 12:29 pm

Los C.D.E. son una propuesta creada por el Dr. Arturo Luna y son concebidos como una estrategia de prevención integral frente a los problemas de soledad y depresión. Se parte de la hipótesis de que en nuestra sociedad sumergida en el boom de las comunicaciones, la informática, por paradójico que pueda parecer ... hace falta comunicación existencial, significativa, solidaria.

Hay demasiada comunicación instrumental, pragmática, funcionalista, que desde luego es importante, pero infortunadamente estamos perdiendo la comunicación significativa existencialmente hablando.

La comunicación instrumental es la de los sólo favores, que busca utilidad, ganancia, dominar, llamar al amigo sólo para pedirle cosas, sin embargo, cuando se le llama y sólo sé le pregunta cómo está, cómo se siente, él pensará: ... "¿pero qué quiere?, ¡para qué me llama!". A los hijos les preguntamos si ya hicieron las tareas, si se cepillaron los dientes, pero poco los invitamos a comemos un helado para hablar de nosotros, para preguntarles cómo se sienten, para contarles las cosas alegres de nuestra jornada, de nuestra vida, y también  las menos alegres.
 
La comunicación instrumental busca el aprovechamiento, la manipulación de la otra persona, la utilidad como fin supremo.
La comunicación significativa, con sentido, existencialmente hablando, tiene que ver con las grandes preguntas y vivencias que la vida le plantea al ser humano y que la persona puede asumir. El amor, la solidaridad, el dolor, los valores, la alegría, la libertad, son vivencias existenciales.
La comunicación poco significativa, existencialmente hablando, puede llevar a crear problemas de soledad, depresión y búsqueda de drogas.



CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE LOS C.D.E. 


Hortencias

l. La principal orientación filosófica y psicológica de los C.D.E. es la Logoterapia. Igualmente, se tiene presente en los encuentros, las nociones de Karl Rogers sobre la empatía, aceptación, congruencia y los reflejos.
La antropología de base es la propuesta por Viktor E. FrankI.

2. Los objetivos fundamentales o primarios de los C.D.E. son los siguientes:
Buscar una comunicación existencial significativa entre los participantes para prevenir problemas de soledad y depresión.
Favorecer la "catarsis" o el desahogo de problemas en las personas. Servir de "puente", de enlace con otras estructuras donde se efectúe un seguimiento o asesoría más sistemática a la persona.
3. Los objetivos secundarios son aquellos que ocupan un intervalo menor que los primarios con referencia al tiempo dedicado en el encuentro semanal. Igualmente no deben suplantarlos. Pueden ser conferencias o talleres sobre temas escogidos por los integrantes del círculo (SIDA, drogadicción, asertividad, etc.).

4. Los C.D.E. tienen como lema o consigna una paradoja: "Estos Círculos no sirven para nada, su único objetivo es encontramos y comunicamos existencialmente". Al comienzo y al final del encuentro del Círculo, se tiene presente el lema.

5. Los C.D.E. son estructuras en fase de experimentación en nuestro medio, no obstante esto, hay ya algunas actividades o "pistas de trabajo" que se han definido como primarias y secundarias, siguiendo las anotaciones anteriores que se hacían en los objetivos.

6. Estrategias orientadoras para el "animador" o "facilitador" del C.D.E. Debe ser una persona "poco directiva" al interior del Círculo. No debe implementar ningún tipo de consejería y mucho menos de psicoterapia. El "animador" debe poseer una óptima capacidad de escucha, aceptación y empatía. No debe convertirse en la persona que tiene soluciones y respuestas para todo. Por el contrario, debe "facilitar" que los miembros del Círculo se den respuestas. El "animador" hace preguntas, plantea interrogantes. Es "socrático". El "animador" debe conocer bien la filosofía, antropología y psicología que constituye la base de los C.D.E. (la Logoterapia).
En las situaciones que lo ameriten, el "animador" puede sugerirle  la persona necesitada que asista a los grupos de consejería o terapia específica en donde se le podrá colaborar más sistemáticamente. El "animador" puede servir de "puente" de enlace con otras estructuras.

7. Se recomienda que los integrantes de los C.D.E. sean personas de diferentes clases sociales y culturales, para favorecer la riqueza de opiniones, el diálogo y el conocimiento mutuo. Normalmente, el grupo no debe ser muy grande, para facilitar la comunicación: entre  15  y 20 personas resultan adecuadas. El encuentro debe comenzarse a una hora acordada; con dos personas se puede iniciar. La frecuencia óptima es una reunión por semana.

8. El "diario' de viaje" es un cuadernillo o libreta donde, al final de cada encuentro, los participantes describen voluntariamente, la forma como se sintieron durante éste, sus sentimientos, emociones en relación con el grupo. La idea es que el "diario de viaje" recoja las impresiones sentimentales, afectivas, emotivas de las personas. En la descripción se debe favorecer la espontaneidad.





***





Referencias: Luna Vargas J. Arturo, logoterapia un enfoque humanista existencial, 2  reimpresión, Bogota-Colombia, editorial San Pablo, 2005, paginas 16-78-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada